Etiquetas

, , ,

28889-fotografia-m

El Presidente electo de Venezuela, Nicolás Maduro, y su esposa Cilia Flores saludan a representantes del pueblo congregados en Miraflores tras conocerse el resultado de las elecciones. Foto: Getty Images

Tenemos un triunfo electoral justo, legal, popular y constitucional. Da a conocer conversación con el candidato opositor Henrique Capriles

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
15 de Abril del 2013 0:11:41 CDT

CARACAS, abril 14.— Al filo de la medianoche, desde Miraflores, Nicolás Maduro, llamó a todos los venezolanos a trabajar juntos, tras conocerse el anuncio del Consejo Nacional Electoral de que había ganado las elecciones presidenciales con el 50,66 por ciento de los votos, frente al 49, del opositor Henrique Capriles.

Explicó el saboteo a la economía del país, especialmente los cortes eléctricos, y la guerra psicológica a que fue sometido el pueblo para evitar el triunfo, pero dijo que el pueblo venezolano supo enfrentar esa guerra y el triunfo electoral ha sido justo, legal, popular y constitucional, afirmación que fue recibida con gritos de ¡No volverán!, por parte del los seguidores del chavismo reunidos en Miraflores para celebrar el triunfo electoral.

Esta Constitución, inspiración del gigante Hugo Chávez, que sigue invicto y sigue ganando batallas con este pueblo rebelde y patriota, estipula que es el poder electoral el que rige el proceso, convoca y organiza, apuntó y recordó que lo había dicho ayer y hoy «si gano con un voto, gané, si pierdo por un voto, entrego inmediatamente, por respeto a esta Constitución. Y ya se dijo cuál es la voluntad de este pueblo, somos los garantes de esta Constitución.

Reveló que habían recibido la solicitud del candidato de la oposición a conversar, a lo que accedió «porque somos hombre de diálogo», y que Capriles le había transmitido su visión y él le dijo la verdad: hay un resultado, tú sabes cuáles son; hay una Constitución.

Agregó que el candidato de la oposición le propuso que mandaran a los jefes de ambas campañas al Consejo Nacional Electoral para hacer un pacto, y que le dijo que no, porque ya lo había dicho públicamente, he ganado por casi 300 000 votos y es la decisión del pueblo,7 500 000 hombres y mujeres que debo respetar, así como respeto a los 7 200 000 que votaron por él.

Sepan respetar los resultados, llamamos a la paz, a la tolerancia, al respeto a las instituciones y el respeto a los resultados, dijo, al tiempo que apuntó que se haga la auditoria que se quiera hacer, aunque esta ya estaba estipulada y se hace al 54 por ciento, pues Venezuela es el único país del mundo que lo tiene estipulado en sus leyes.

Yo le digo al CNE, que arranque la auditoria para que no haya duda de los resultados, señaló el presidente, subrayando que debe respetarse la democracia, el poder de las mayorías que dijo que ganó Nicolás Maduro.

Recordó, además, que hace tres meses el candidato de la oposición había ganado la gobernatura de Miranda por dos puntos y se aceptó.

Reconozco y respeto los votos que sacó la oposición y llamo a respetar a la mayoría del pueblo que nos ha dado 17 de las 18 elecciones celebradas en 14 años. También recordó que en la consulta sobre la reforma a la Constitución, esta no se aprobó por 20 000 votos y el Comandante Chávez respetó aquella decisión.

Tenemos una diferencia de fondo, yo respeto tu criterio, respeta tú mi criterio, le dijo Maduro a su adversario, pero advirtió que mantener al país en vilo durante semanas era peligroso y burlarse de la mayoría.

Hizo referencia a elecciones en otros países —México y Estados Unidos—, donde las diferencias de votación fueron aún menores y se han respetado los resultados.

Aseguró que va a construir una patria de prosperidad, de unión y de amor para todos y llamó al pueblo bolivariano a la paz, a todos los venezolanos a que nadie caiga en provocaciones, pero que nadie cree provocaciones. Paz, paz y paz, reiteró Nicolás Maduro.

Apuntó que la vida continúa, que la construcción de la patria bolivariana continúa y la construcción del Plan de la Patria entraba en una nueva fase de aceleración y desarrollo, acotando que los análisis que se hagan a partir de mañana deben ser sobre cómo avanzar hacia el futuro, lo que debe hacerse con propuestas, y no a enredarse en un debate que pueda ser de mayor desgaste.

El debate, dijo, debe ser abajo, en el barrio, en la fábrica, en el pueblo, sobre qué hay que hacer en este país para cumplir el legado del hombre que les dio la independencia.

Anuncios