Etiquetas

, , ,

http://aucaencayohueso.wordpress.com

En lo que todos están de acuerdo, ya sean de izquierda, de centro o de derecha, es que lo que está en juego en las elecciones presidenciales es algo más que la elección entre un Presidente Demócrata o un Republicano ya que como nunca antes, desde que fuera electo Franklin Delano Roosevelt en el año 1933, el pueblo norteamericano se ha visto colocado ante una disyuntiva electoral en la que sean tan claras y definidas las filosofías y el concepto de gobierno de los dos contendientes para ocupar la Casa Blanca por los próximos cuatro años.

Barack Obama, de raza negra y por lo tanto mas sensible a las demandas de las tantas minorías que conforman hoy el mapa demográfico del país, ofrece un gobierno fuerte, capaz de intervenir en las cuestiones sociales a favor de estos, como es el caso de los inmigrantes indocumentados, las mujeres, los jóvenes, los ancianos, los discriminados por razones de sus preferencias sexuales y los desamparados, que suman millones todavía en el país mas rico y poderoso del mundo.

Mitt Romney, de la raza blanca, de cuna rica y Mormón de religión, que de “moderado” Republicano de cuando era Gobernador en el Estado “Liberal” de Massachusetts, se ha convertido en un ultra conservador con el apoyo del “Tea Party” y a la influencia ideológica de su candidato vice-presidencial Paul Ryan- vocero del extremismo de derecha- ofrece un gobierno menos intervencionista que deja el desarrollo económico en manos de los capitalistas a los que les promete menos impuestos para que sean ellos los que inviertan su dinero en la economía y “resuelvan la crisis por la que está atravesando en estos momentos Estados Unidos.

Están por lo tanto bien marcadas y definidas las posiciones de ambos candidatos si bien a eso hay que añadir un factor que son pocos los que de ello hablan porque como se dice en estos casos “no es políticamente correcto”. Y me refiero al tema del racismo porque no pocos de los millones de seguidores del candidato Republicano votarán en estas elecciones más que por Romney, lo harán contra Barack Obama porque son racistas y no quieren a un “negro en la Casa Blanca. Sobre este tema tenemos que decir que los únicos que así se expresan abiertamente son los cubanos de la extrema derecha de Miami porque los racistas blancos anglosajones piensan lo mismo, pero se guardan de expresarlo en público para evitar que los llamen por su nombre.

Ante las dos posiciones que presenta el cuadro electoral norteamericano no es difícil entender por qué tanto en Europa como en América Latina, en África, en Asia y Oceanía, las preferencias de todos los gobiernos y de sus respectivos pueblos están mas de parte de Obama que de Romney, aunque por supuesto esa opinión del mundo exterior, cuenta muy poco o nada para los norteamericanos a la hora de depositar su voto en las urnas mañana martes.

En cuanto a los cubanos que viven en Estados Unidos, según dicen las encuestas, la mayoría de estos que votan en Miami, lo harán por Romney y no por Barack Obama rompiendo así con el resto de los hispanos de todo el país. Sin embargo si se cuenta por igual a los cubanos que tienen voto y los que todavía no son ciudadanos norteamericanos con derecho a ejercer el sufragio, el resultado es bien diferente ya que según encuestas que se han hecho al respeto, la mayoría de ellos simpatiza con Barack Obama porque el Presidente Demócrata ha eliminado las restricciones de viajes familiares a Cuba impuestas por el gobierno Republicano de George Bush y que Mitt Romney dice que las restablecerá si llega a la Casa Blanca , para así complacer a la extrema derecha cubana del sur de La Florida y a los legisladores de su Partido, Marco Rubio, David Rivera, Ileana Ros y Mario Díaz Balart.

En cuanto a la limpieza del proceso electoral de mañana martes, aparte de las manipulaciones a la hora final, como ocurrió en la elección del año 2,000 en las que fue “electo” George Bush , gracias a un “pucherazo” en el Estado de La Florida, controlado entonces como ahora por un Gobernador Republicano, a eso se añade el escandaloso fraude del voto ilegal de personas fallecidas que todavía están inscritas en los registros oficiales de votación.

Una investigación difundida por el diario norteamericano “USA Today” denuncia que cerca de tres millones de personas fueron registradas este año en dos o más estados al mismo tiempo, así como también unos dos millones de electores inscritos están muertos.

Una investigación desarrollada por el Centro de Investigación Pew reveló que los comicios presidenciales en Estados Unidos pueden ser objeto de “fraude impune”, debido al “caótico proceso de inscripción en los registros electorales” en la nación norteamericana.

La investigación difundida por el diario “ USA Today” denuncia que cerca de tres millones de personas fueron registradas este año en dos o más estados al mismo tiempo, así como también unos dos millones de electores inscritos que están muertos.

El estudio agrega que una de cada ocho inscripciones de votantes en todo el país tiene datos imprecisos, desactualizados o duplicados; generando desconfianza en el sistema electoral.

Pese a estas irregularidades, Pew lamenta que sólo 10 acusaciones se hayan presentado desde el año 2,000, contra personas que cometieron alguno de estos delitos relacionados al proceso electoral. La investigación de Pew se ve sustentada por otro reciente estudio realizado por el diario New York Daily News, que puso de relieve que en las elecciones presidenciales del 2000, un total 46 mil personas estaban registradas a la vez para votar en Nueva York y Florida.

Casualmente, en esa oportunidad, el entonces candidato republicano, George W. Bush, ganó la presidencia por poco más de 500 votos en el sureño estado floridano frente al demócrata Albert Gore, tras una polémica decisión judicial.

En relación a este tema, una encuesta de la consultora Rasmussen señaló, semanas atrás, que el 64 por ciento de los estadounidenses considera que el fraude en este país es un problema muy serio. El Centro de Investigaciones Pew (en inglés Pew Research Center) es una organización no gubernamental con sede en Washington, que brinda información sobre problemáticas, actitudes y tendencias que caracterizan a los Estados Unidos y el mundo.

A todas estas, cuando los norteamericanos salgan a votar mañana martes para escoger quien será el nuevo Presidente de Estados Unidos, que por los próximos cuatro años regirá el destino de su país y en gran medida del resto del mundo , lo hará en medio de la tragedia provocada por el huracán “Sandy” que afecta a más de la tercera parte de su nación.

Obama ofrece un “cambio” que se resume a más de lo mismo, pasito a pasito. Romney también promete un “cambio”. Un cambio radical de ir para atrás- Sería filosóficamente la vuelta a los Estados Unidos de antes de Roosevelt, con un “capitalismo salvaje” de sálvese el que pueda, porque según ellos las cosas de este mundo se arreglan por si solas, sin que tenga el gobierno que intervenir. A ese dilema es que se enfrenta mañana el pueblo norteamericano a la hora de votar. Ahí se las dejo y los pongo a pensar. ´

Anuncios