Etiquetas

, , , , ,

Publicado por

La Asamblea Nacional de Ecuador ha pedido al Gobierno de su país que solicite una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, para evitar que Reino Unido use la fuerza y entre sin autorización en la Embajada ecuatoriana en Londres para detener al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

En una larga sesión extraordinaria, el órgano parlamentario de Ecuador resolvió rechazar la “amenaza” del Reino Unido y convocó a los ecuatorianos a unirse en torno a la defensa de la soberanía nacional.

El pasado miércoles, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, dijo que recibió un comunicado británico en el que se amenazaba con irrumpir en la Embajada ecuatoriana para localizar y arrestar a Assange, para luego extraditarle a Suecia, donde le imputan cargos por supuesto delitos sexuales que él niega.

El jueves, Patiño comunicó que su Gobierno había otorgado asilo a Assange y dijo confiar en que Londres concedería un salvoconducto para que pueda viajar a Quito, aunque las autoridades británicas negaron tal posibilidad y, más bien, ratificaron su interés de extraditar al australiano.

La tensa situación entre Ecuador y el Reino Unido motivó al presidente de la Asamblea ecuatoriana, Fernando Cordero, a convocar a una reunión extraordinaria a sus colegas legisladores para tratar el asunto.

En su resolución, aprobada por 73 legisladores de los 80 presentes en la sesión, la Asamblea Nacional recomendó al Gobierno que, “solicite una reunión urgente” del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para evitar la “amenaza” británica.

También valoró y reconoció el respaldo internacional al Estado ecuatoriano y destacó las anunciadas reuniones de la Alianza Bolivariana para nuestra América (ALBA) y de la Unión Suramericana de Naciones, que tendrán lugar este sábado y domingo en Guayaquil.

El órgano parlamentario ecuatoriano, asimismo, instó a la comunidad internacional a “rechazar toda amenaza o uso de la violencia como mecanismo para la resolución de conflictos entre Estados soberanos”.

En ese sentido demandó al Reino Unido a que busque “soluciones pacíficas en cualquier tipo de controversia”, fundamentaba en los principios de “independencia e igualdad jurídica de los Estados”. Además, la Asamblea ecuatoriana decidió solicitar “a todas las instancias parlamentarias internacionales el apoyo” a la causa ecuatoriana y convocó a los ciudadanos del país a mantener una “férrea unidad” en defensa de “la dignidad y soberanía de nuestra patria”.

Anuncios