Etiquetas

, , ,

Leonel Suárez volvió a escalar el podio del decatlón, Bolt se convirtió en el primer atleta de la historia que consigue revalidar sus títulos olímpicos en 100 y 200 metros, y el keniano David Rudisha lideró la mejor carrera de 800 metros de la historia

Leonel Suárez, medallista de bronce en el decatlón de los Juegos Olímpicos de Londres. Foto: Marcelino Vázquez Hernández/AIN

Luis López Viera
luislopez@juventudrebelde.cu
9 de Agosto del 2012 21:53:52 CDT

LONDRES.— Después de la desilusión del miércoles por la repentina lesión de Dayron Robles en la carrera final, Leonel Suárez nos devolvió el aliento anoche con su medalla de bronce en el decatlón. Así, el atletismo cubano mejoró su imagen en estos Juegos Olímpicos.

Con mucha combatividad, Leonel hizo lo que todo el mundo esperaba, pues en esta prueba es muy difícil batir a los estadounidenses Ashton Eaton y Trey Hardee. Tampoco es fácil volver a subirse al podio, pero la gente le tenía confianza al holguinero.

Comenzó con unos cien metros discretos (11.27 segundos), pero luego elevó su tope personal en el salto largo: 7,52 metros. Seguidamente, alcanzó los 14,50 metros en la bala, su mejor envío de la temporada.

Después llegó más lejos que todos sus rivales en el salto alto (2,11 metros) y cerró la primera jornada con su mejor tiempo del año en los 400 metros: 49.04 segundos. Pero aún así amaneció hoy en la sexta posición (4 265 puntos).

Este jueves inició otra vez discretamente y marcó 14.45 segundos en los 110 metros con vallas. Luego volvió a levantar en el disco, con 45,75 metros, su tope en 2012.

En la pértiga quedó por debajo (4,70) y como siempre levantó en la jabalina. Esta vez logró 76,94 metros, récord olímpico. Finalmente, completó la tarea con 8 523 puntos, su mejor resultado del año.

Eaton ganó el oro con 8 869, pero tras las seis primeras pruebas parecía encaminado a batir su propio récord del mundo (9 039), logrado en junio pasado durante los trials de Estados Unidos. Hardee quedó en plata con 8 671, su mejor marca del año.

Fuego en la pista

El gran espectáculo de la noche estuvo en la pista, pues Usain Bolt ganó los 200 metros con tiempazo de 19.32 segundos, a pesar de que comenzó a celebrar antes de entrar a la meta. Para colmo, Jamaica acaparó todo el podio con Yohan Blake (19.44) y Warren Weir (19.84, marca personal).

Fue el segundo uno-dos-tres de los Juegos, pues antes lo había hecho Italia en la esgrima (florete femenino). Bolt se convirtió de esta forma en el primer atleta de la historia que consigue revalidar sus títulos olímpicos en 100 y 200 metros. Fenomenal.

Solo así quedó en un segundo plano el récord mundial del keniano David Rudisha en los 800 metros (1.40,91). Detrás llegaron Nijel Amos, de Botswana (1.41,73 récord nacional), y otro keniano, Timothy Kitum (1.42,53 marca personal).

Se trata de la mejor carrera de 800 metros de la historia, pues el octavo lugar marcó 1.43,77 y con ese tiempo hubiera ganado el oro en los tres últimos Juegos Olímpicos. ¿Qué me dicen?

En el triple salto triunfó el campeón mundial estadounidense Christian Taylor con brinco de 17,81, su mejor resultado del año. La plata fue para su compatriota Will Claye (17,62) y en bronce quedó el italiano Fabrizio Donato (17,48). El cubano Alexis Copello finalizó en la octava posición (16,92).

Finalmente, la favorita checa Barbora Spotakova ganó la jabalina con envío de 69,55 metros y retuvo su corona olímpica. El podio se completó con dos alemanas: Christina Obergfoll (65,16) y Linda Stahl (64,91). Aquí fue décima la campeona mundial rusa María Abakumona (59,34).

La gente salió entusiasmada del estadio y el Parque Olímpico estaba repleto a la medianoche. Hacía calor, acaso como una señal de que el final se acerca y nos espera La Habana.

Anuncios