Etiquetas

Washington, 7 jun (PL) El subcomité de Relaciones Exteriores del Senado para Asuntos del Hemisferio Occidental efectuó hoy una audiencia en la cual se confirmó la política de antagonismo que mantiene el gobierno de Estados Unidos contra Cuba.

Dos senadores cubanoamericanos el demócrata por New Jersey Robert Menéndez y el republicano por Florida Marco Rubio fueron los dos únicos que se presentaron en el panel.

Ambos criticaron a la administración del presidente Barack Obama por lo que consideraron una relajación de las restricciones de viajes a la Isla, posición que calificaron de “ingenua”.

Asimismo, denostaron la decisión del departamento de Estado de otorgar visas a funcionarios de alto nivel cubanos, destacó el diario The Hill.

Los dos senadores se mostraron favorables a aplicar una postura de línea dura contra La Habana, a fin de desmontar el sistema político imperante en la nación caribeña.
Por su parte, la secretaria de Estado Adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, dejó claro que la política de la Casa Blanca hacia Cuba no va a cambiar, pese a las preocupaciones de los senadores.

Según Jacobson, los viajes de algunos sectores estadounidenses a Cuba como académicos o religiosos estadounidenses son la “herramienta más efectiva para construir conexiones entre los dos pueblos y constituyen los mejores embajadores para nuestros ideales”.
Todas las partes concordaron en trabajar para lograr lo que denominaron “cambios democráticos en la isla”, precisó la publicación.

En enero de 2011 el gobernante estadounidense certificó una relativa flexibilización en los contactos con Cuba, y permitió que compañías aéreas y agencias pudieran organizar viajes a la nación caribeña, pero solo con fines culturales y educativos.

La administración demócrata favorece lo que denomina “contacto pueblo a pueblo“, como forma de tratar de influir y socavar el sistema político cubano.

Un grupo de legisladores que integran el llamado grupo anticubano, entre los que destacan Menéndez, Rubio, además de los congresistas republicanos Ileana Ros- Lehtinen, David Rivera y Mario Díaz Balart, y el demócrata Albio Sires, son promotores de estrechar el cerco contra La Habana.

Estados Unidos mantiene hace 50 años un bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, que ha costado a la isla más de 975 mil millones de dólares y constituye una violación de la Carta de Naciones Unidas y de las normas del Derecho Internacional.
La comunidad internacional ha condenado durante 20 años consecutivos en sucesivas votaciones de la ONU esta política injerencista y extraterritorial de la potencia norteamericana contra la pequeña nación en Las Antillas.

Anuncios