Etiquetas

La contrarrevolución cubana trabaja para reproducir en Cuba escenarios similares a los de Siria y Libia…

IROEL SÁNCHEZ ESPINOSA

10/05/2012 – En MONCADA

Descripción: Aguila Imperial

Los “demócratas” de Miami quieren para Cuba lo mismo que para Siria.

La rocambolesca ley para impedir contratos en el estado norteamericano de La Florida a empresas que hagan negocios en Cuba y Siria ya anunciaba la alianza. Ahora, un cable de la agencia EFE reporta desde Miami “un acuerdo de colaboración” entre el Consejo Nacional Sirio (CNS) y la llamada Asamblea de la Resistencia Cubana (ARC).

El CNS, demasiado parecido en nombre y actuación a su homólogo libio que promovió los bombardeos de la OTAN en el país norteafricano, ha pedido la “intervención militar urgente” en Siria y controla el Ejército Sirio Libre, responsabilizado por observadores internacionales con la promoción de la violencia y actos terroristas en ese país.

La ARC está integrada por lo más recalcitrante y violento de la ultraderecha cubanoamericana, como el Consejo por la Libertad de Cuba, que ha financiado las acciones del terrorista Luis Posada Carriles; Alpha 66, con largo historial de actos criminales violentos, y el Movimiento Democracia, ejecutor de incursiones provocadoras en las aguas territoriales cubanas mediante las llamadas “flotillas” y liderado por el también terrorista Ramón Saúl Sánchez.

A nombre de la ARC firmó el acuerdo Orlando Gutiérrez Boronat, del llamado Directorio Democrático Cubano (DDC), una de las organizaciones que trató de financiar provocaciones durante la pasada visita del Papa Benedicto XVI a Cuba, para lo cual organizó un puesto de mando en Miami y envió emisarios con dinero y tecnología a la Isla.

El DDC ha sido señalado “como un engendro de la CIA“ por diversos analistas. El periodista mexicano Carlos Fazio, en el diario La Jornada, de ese mismo país, ha definido a Gutiérrez Boronat como “un terrorista precoz del exilio miamense”, mientras la Fundación Nacional Cubano Americana lo acusó en marzo del año 2008 de enviar a Cuba solo el cuatro por ciento de los millonarios fondos que recibe del gobierno norteamericano a través de la USAID para la subversión en la Isla.

Cuando se dice que la contrarrevolución cubana trabaja para reproducir en Cuba escenarios similares a los de Siria y Libia algunos piensan que se exagera pero la “colaboración” que acaba de darse a conocer por la agencia EFE —que funge de cronista social de los terroristas— no hace sino confirmar esas denuncias. Viendo las imágenes de muerte y destrucción, resultado de las acciones del Ejército Sirio Libre, se puede apreciar lo que quieren para Cuba los “demócratas” de Miami y sus servidores en la Isla.

Anuncios